El descanso vacacional

Ayer seguí la Misa retransmitida desde nuestra Señora de las Américas de Madrid y la disfruté.´

Es la primera vez que veo a unos feligreses mostrando caras tan sonrientes al escuchar la homilía que el P. Vicente Esplugues dirigió a los allí presentes y a todos los demás a través de las ondas; resulta de lo más divertido comprobar cómo un sacerdote está tan metido en la vida de las familias, sabe tanto de situaciones de los matrimonios, de los niños, suegras etc.. que conecta con los oyentes y  crea una complicidad con ellos que se ven reflejados en esas situaciones tan reales, tan cotidianas.
“Da igual dónde vayas de vacaciones, lo que buscas es el descanso. El tiempo de descanso puede acabar siendo un agobio.” y empezaba e enumerar lo que se programa pensando llevarlo a cabo en esos días de tranquilidad:”jugaré más con mi hijo”;el matrimonio tendrá más tiempo para estar juntos. Claro,¡ las 24 horas del día que acabarán siendo demasiadas… ! Por eso en verano es cuando se producen más divorcios.

Lo importante no es que hiciera tan amena la homilía, sino que sabía encaminarla al fin programado por él que es el de la escucha de la Palabra seria después de haber preparado el terreno idóneo para la siembra.

Nos obsesionamos queriendo disponerlo todo para poder disfrutar de un descanso que  acaba siendo irrealizable por tanta acumulación de temas que se dejan para entonces, o imprevistos que surgen y lo descabalan todo.

El verdadero descanso estriba en saber acoger la realidad y amarla. La paz que da el Señor es la que descansa. Descanso es amar, entregarse, compartir.

Jesús dice en el Evangelio:”venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados y yo os aliviaré. Caegad con mi yugo y aprended de mí , que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera”.

Y dice el P. Vicente:” El yugo es el compromiso, la alianza, que tengo a alguien al lado…Tengo a Alguien que va a vivir conmigo todas las circunstancias de mi vida que es EL SEÑOR.

Deja un comentario