ORACIONES EN CLAVE

 

ORACIONES EN CLAVE

Las soluciones al final de las 10
DE ANDRÉS DEVÓS
DE CARLOS SAHAGÚN
DE ENRIQUE DE OSSÓ
DE FRANCISCO DE ASÍS

DE IGNACIO LARRAÑAGA

DE JOSÉ WRESINSKI

DE  PABLO VI

DE PEDRO CASALDÁLIGA

DE SILVANO DEL MONTE ATHOS

DE THOMAS MERTON

 

SOLUCIÓN ORACIONES EN CLAVE

ANDRÉS DEVÓS:
Ayúdame a ser esa presencia segura a la que siempre se puede acudir, a ofrecer esa amistad que pacifica, que enriquece a través de ti y en ti. A transmitir una paz gozosa, tu PAZ EN mi alma, Señor. A estar a la vez totalmente centrado en ti y y disponible y acogedor para los otros. Que tu pensamiento no me abandone nunca, para poder permanecer siempre en tu verdad…

CARLOS SAHAGÚN:
De ti para mí: Dime, Señor, qué es lo que pasa. dime qué luz antigua se ha PERDIDO, qué alambradas de fuego nos alejan de tu Reino y nos ponen vieja el alma. Dime por qué está oscuro todo: danos ese blanco pañuelo de la paz, esa fuente viva tan tuya, tan de nadie que es una sombra demasiado larga la de tu cruz y asusta verla en pie, dominando la tierra con su mirar de árbol…

ENRIQUE DE OSSÓ:
Me consuela tanto oír de tus labios esas palabras de MATEO: “Venid a mí… encontraréis descanso”.
Jesús, sé siempre mi descanso, mi paz, mi felicidad. Sin ti no pueda nada. Pero contigo lo puedo todo. Sin ti no hay felicidad ni paz, pero contigo todo lo podré superar. Siempre será suave tu yugo y ligera tu carga. Siempre encontraré en ti lo que necesito par ser feliz…

FRANCISCO DE ASÍS:
Señor, haz de mí un instrumento de tu paz. Que donde hay odio, ponga yo amor; donde hay ofensa, ponga perdón; donde hay discordia, ponga unión; donde hay error, ponga verdad; donde hay duda, ponga fe; donde hay desesperanza, ponga esperanza; donde hay tinieblas, ponga luz; donde hay tristeza, ponga yo alegría. Oh Maestro, que no me empeñe tanto en ser consolado como consolar, en ser amado como amar.

IGNACIO LARRAÑAGA:
Señor, en el silencio de este día que nace, vengo a pedirte paz, sabiduría y fotaleza. Hoy quiero mirar al mundo con ojos llenos de amor. Ser paciente, humilde, suave y bueno. Ver detrás de las apariencias a tus hijos como los ves tú mismo, para así poder apreciar la bondad de cada uno. Cierra mis oídos a toda murmuración, guarda mi lengua de toda maledicencia. Que sólo los pensamientos que bendigan permanezcan en mi…

JOSÉ WRESINSKI:

Oración universal para esos millones de niños trastornados por el hambre, sin sonrisa, que quieren seguir amando. Por esos millones de jóvenes que no tienen una razón de ser y existir, que buscan en vano un porvenir en este mundo insensato. Padre nuestro, te rogamos que mandes obreros para hacer tu cosecha (…) que todos los que rezan sean escuchados por Dios y reciban de él el poder de descartar la miseria de una humanidad de la que son imagen.

PABLO VI
Señor, haz que mi fe sea alegre, que dé paz y sosiego a mi espíritu  y que transmita la felicidad interior de tu presencia. Señor, haz que mi fe sea ACTIVA, que sea un testimonio ininterrumpido de la esperanza, una fuente permanente de la caridad. Señor, haz que mi fe sea humilde, que no tenga la presunción de fundarse sobre mi inteligencia, sino sobre el permanente regalo gratuito del Espíritu Santo.

PEDRO CASALDÁLIGA
Mi fuerza y mi fracaso eres tú. Mi herencia y mi fuerza. Tú mi justicia, Jesús. Mi guerra y mi paz.
¡Mi libre libertad! Mi muerte y mi vida, tú, palabra de mis gritos, silencio de mi espera, testigo de mis sueños. ¡Cruz de mi cruz! Causa de mi AMARGURA, perdón de mi egoísmo, crimen de mi proceso, juez de mi pobre llanto, razón de mi esperanza, ¡Tú! Mi tierra prometida eres tú… la Pascua de mi Pascua. Nuestra gloria por siempre, Señor Jesús.

SILVANO DEL MONTE ATHOS
¡Oh Señor! Concede a todo el mundo conocer cuan grandemente nos amas y la maravillosa vida que preparas a los que creen en ti. Señor, da la paz a tu pueblo, da tu Espíritu SANTO a tus siervos para que encienda sus corazones con tu amor, les enseñe la verdad y les guíe por el camino del bien. Que tu paz descanse sobre tu pueblo. Tú los has amado sin reservas.

THOMAS MERTON
Líbrame de la pereza que se agita disfrazada de actividad y de la cobardía que cumple lo que no se le pide, a fin de eludir el sacrificio, pero dame la FUERZA que se aplica a sentirte en paz y en silencio. Dame la humildad donde se encuentra reposo y líbrame del orgullo que es el más pesado de los fardos. Penetra todo mi corazón, toda mi alma de la simplicidad de tu amor.

 
(ya sabéis: para imprimirlas, seleccionar, copiar y pegar en documento nuevo 
y ahí, marcar “imprimir”

Deja un comentario

Ganatienpos y pasatiempos religiosos creados por Rosa Mac Mahon