La Paz sea con vosotros

De Mons. Antonio Bacci

La Pascua. Precursora de la paz.
Cuando Jesús nació en la gruta de Belén, el cielo se iluminó con luz misteriosa y los ángeles cantaron: “Gloria a Dios en lo más alto del cielo y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad”.

Y cuando el Señor resucitó de la muerte, saludó a los Apóstoles con las palabras:”Paz a vosotros”. La paz es un don de Dios; por eso sólo Dios puede dar la verdadera paz. También la paz del mundo es algo; pero no es la plena y verdadera paz del corazón, que tiene que venir de lo alto. Por eso Jesús dijo a los Apóstoles: “Mi paz os dejo, mi paz os doy… Os la doy no como la da el mundo. La paz del mundo es la paz exterior, que los hombres pueden turbar o quitar; pero la paz de Dios es la paz interior, es la paz que nadie nos puede quitar, sino el pecado.

Dice Santo Tomás: “La plenitud de la alegría es la paz”. También define a la paz como “La tranquilidad en el orden y San Agustín: “Una ordenada concordia”.

Lo importante es que todas estas definiciones de la paz se den, en primer lugar, dentro de nosotros, en nuestra mente y corazón y en todas nuestras acciones.

También hay una meditación de San Antonio sobre la paz en su página de la derecha.

Deja un comentario