LA SOPA DE LETRAS NAVIDEÑA

                                                                                 

            Busca y encuentra las palabras evangélicas en mayúscula y negrita
VINO a su CASA, y los SUYOS no la RECIBIERON. PERO a CUANTOS la recibieron, les DA PODER para ser HIJOS de DIOS, si CREEN en SU NOMBRE. ESTOS no HAN NACIDO de SANGRE, ni de AMOR CARNAL, ni de amor HUMANO, SINO de Dios. La PALABRA se HIZO CARNE, y ACAMPÓ ENTRE NOSOTROS, y HEMOS CONTEMPLADO su GLORIA: Gloria PROPIA del HIJO ÚNICO del PADRE LLENO de GRACIA y de VERDAD.
          
S
T
Y
U
I
V
H
O
A
C
A
M
P
O
P
L
C
A
A
P
E
R
O
I
I
R
T
O
S
A
H
A
O
D
A
P
F
S
O
D
T
R
J
N
S
N
E
R
T
Y
D
A
R
N
N
M
A
U
I
N
O
S
O
T
R
O
S
U
S
R
N
B
A
C
S
B
N
O
A
S
T
E
C
V
E
N
T
R
E
V
C
U
A
N
T
O
S
A
C
M
Z
B
A
E
R
T
H
H
I
A
N
A
S
E
U
V
R
P
T
A
G
R
A
C
I
A
D
T
G
R
A
S
Y
E
A
L
A
E
R
E
I
O
J
N
O
L
R
S
G
L
O
R
I
A
C
L
N
C
A
R
O
A
A
H
E
M
O
S
S
D
S
D
D
F
A
I
B
A
S
S
C
S
E
O
H
U
M
A
N
O
S
R
A
B
O
P
A
D
I
A
R
T
I
A
C
D
O
A
E
I
S
I
R
E
O
C
B
O
R
U
Z
S
R
T
M
B
P
S
A
E
C
A
S
A
L
L
E
N
O
O
N
R
B
O
A
V
T
R
E
P
O
I
O
P
A
I
A
Y
U
A
R
C
Z
E
P
O
D
E
R
R
N
E
S
C
U
L
A
P
E
C
R
E
E
N
S
A
T
E
S
I
N
O
C
D
F
A
E
R
T
Y
U
I
O
O
N
S

 El “rostro de Cristo Jesús” aparece en esta Navidad en el rostro de niños felices, de adultos esperanzados, y en el rostro de niños desnutridos, de adultos que otean un futuro incierto, de mujeres y hombres que sufren las consecuencias de las guerras, de la violencia, de la riqueza mal repartida…

        La contemplación de estos “rostros”, junto al rostro del Niño-Dios, no conduce a la desesperanza, a la amargura, a una tristeza propia de “los que no tienen esperanza”. Me invita a hacer lo que yo pueda y sepa, a orar para que dejemos a Dios actuar en nuestro mundo a través de los muchos hombres y mujeres de buena voluntad, a través de esas
personas que parece que tienen como ideal de su vida el servicio, la misión de construir un mundo más humano, de
hacer realidad esa “civilización del amor” soñada por todos.

        En esta contemplación que me lleva a la acción y a la oración ante el Misterio de la Navidad, mi vida adquiere hoy un sentido vivo y fecundo.

        Con y como María, quiero “decir hoy que sí al amor de mi Dios”, para poderlo comunicar e irradiar.
Concepción González, pddm (España)
La solución del pasatiempo y la lectura meditada del Evangelio de hoy, la encontrarás en la página literaria de la derecha.

Deja un comentario