Las soluciones de los domingos

LA DIVINIDAD DE JESÚS SE HIZO PRESENTE – Por Ángel Gómez Escorial
1. – Este domingo la Iglesia celebra la fiesta de la Transfiguración del Señor Se interrumpe el relato de los domingos del Tiempo Ordinario y así nos correspondería el decimoctavo, con todo su contenido litúrgico. La Transfiguración es una gran fiesta y este hecho –su reflejo evangélico— está presente en los “tiempos fuertes” de Cuaresma y Pascua.
Fue la Transfiguración algo muy extraordinario, dirigido a incrementar la fe de los Apóstoles y que sirvió para confirmarles la divinidad del Señor Jesús. Es verdad que los seguidores de Cristo no fueron capaces de ver lo magnifico de aquel hecho y solo a Pedro, con su capacidad de inmediata iniciativa, se le ocurrió construir tres chamizos para perpetuar la presencia en la tierra de la Gloria de Jesús, acompañado de Moisés y Elías. Después de la Ascensión del Señor este hecho se admitió como portentoso y es, sin duda, una de las celebraciones más antiguas de la Iglesia. Leemos hoy la Segunda Carta de San Pedro donde él mismo hace memoria histórica de aquel sucedido.

2. – La enseñanza que nos da a nosotros, ya transcurridos unos años del Tercer Milenio, es idéntica a la que Jesús pretendía que recibieran Pedro, Santiago y Juan. Tenían que saber que Cristo era Dios y que tenía poder sobre el tiempo, el espacio, los cuerpos, la vida y la muerte. Pero, además, Cristo recibe una vez mas el beneplácito del Padre al oírse desde el interior de la nube de gloria: “Este es mi, el amado, mi predilecto. Escuchadlo”. Así lo refiere el Evangelio de Mateo que se lee en este ciclo A. Por un lado es la confirmación de la misión del Hijo en presencia de la Trinidad y por otra se trata de una aproximación al tiempo futuro: cuando todos los cuerpos estén glorificados y la muerte haya perdido su aguijón. Y esas enseñanzas siguen vigentes.

3. – En nuestro tiempo hay un afloramiento excesivo de lo mágico o de lo esotérico, en contraposición al racionalismo que impregnó la vida humana a partir de la Ilustración. Lo “mágico” ha supuesto un retroceso y la misma Iglesia sin negar, ni atenuar, ninguno de los hechos portentosos que aparecen en las Escrituras no entra en la sublimación mágica de las mismas. En realidad, cada cristiano debe tomar estas cosas con alegría y humildad. Alegría porque muestran la magnificencia futura de nuestros cuerpos resucitados y glorificados. Y humildad ante lo difícil que resulta, racionalmente, admitir este hecho cierto. Lo demás, lo mágico, poco importa.
El Reino de Cristo vive en este mundo, pero no es de él. Transciende hacia lo espiritual y lo eterno. Y en esa dimensión –que queda fuera de la historia, del tiempo y del espacio– tienen que acontecer grandes maravillas. No podemos cerrarnos a lo que contendrá ese ya aludido mundo futuro. Pero no debemos convertirlo en una fábula. Está ahí y es nuestra esperanza. Y como tal hemos de esperarlo y respetarlo. La Transfiguración es pues una muestra del poder de Dios y, también, de su misericordia, porque un día nosotros nos veremos con los cuerpos y los semblantes radiantes en conversación con Jesús Glorificado y todos sus santos.

4. – La Profecía de Daniel nos va a recordar al Apocalipsis de Juan, en la que el Apóstol se inspiró. Pero narra igualmente la grandeza del presente de Dios, vislumbrado por los hombres. Juan también fue testigo del milagro del Monte Tabor. Es el resplandor del Hijo en presencia del Padre y para que lo vean los discípulos. Saquemos de esta fiesta –que se instituyó en el siglo VI por la dedicación de una basílica en ese monte de Palestina— una clara idea de que Dios tiene gloria y quiere mostrarla. No es un Dios solitario, lejano, mágico, difícil. Es un Padre amante que, en muchas ocasiones, refuerza la fe de sus hijos con prodigios.

SOLUCIÓN DE LAS COLUMNAS MOVEDIZAS DEL XVII DOMINGO T.O.
El reino de los cielos se parece también a un comerciante de perlas finas, que al encontrar una de gran valor, se va a vender …

 

EL BUSCA Y ENCUENTRA DEL DOMINGO XVI DEL T copia

 

LAS COLUMNAS MOOVEDIZAS DELXIII DOMNGO T.O.
El que dé a beber, aunque no sea más que un vaso de agua fresca, a uno de estos pequeños, solo porque es mi discípulo, en verdad os digo que no perderá su recompensa»

 

SOLUCIÓN DE LAS OVEJAS PERDIDAS DEL CORPUS CHRISTI

Como el Padre que vive me ha enviado, y yo vivo por el Padre, así, del mismo modo, el que me come vivirá por mí.
Este es el pan que ha bajado del cielo: no como el de vuestros padres,

SOLUCIÓN DE LAS COLUMNAS MOVEDIZAS
Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: «Paz a vosotros».Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor.

LA CLAVE CIFRADA DEL V DOMINGO CUARESMAL
«No se turbe vuestro corazón, creed en Dios y creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas moradas; si no, os lo habría dicho, porque me voy a prepararos un lugar. Cuando vaya y os prepare un lugar, volveré y os llevaré conmigo, para que donde estoy yo estéis también vosotros. Y adonde yo voy, ya sabéis el camino». Tomás le dice: «Señor, no sabemos adónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?».Jesús le responde: «Yo soy el camino, y la verdad, y la vida.

LAS OVEJAS PERDIDAS DEL III DOMINGO PASCUAL

Aquel mismo día (el primero de la semana), dos de los discípulos de Jesús iban caminando a una aldea llamada Emaús, distante de Jerusalén nos sesenta estadios; iban conversando entre ellos de todo lo que había sucedido. Mientras conversaban y discutían, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos. Pero sus ojos no eran capaces de reconocerlo.

 

SOLUCIÓN DE LAS COLUMNAS MOVEDIZAS DEL V DOMINGO DE CUARESMA
Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro. Cuando se enteró de que estaba enfermo, se quedó todavía dos días en donde estaba.

LAS OVEJAS PERDIDAS DEL DOMINGO DE RESURRECCIÓN

Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro; vio los lienzos tendidos y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no los lienzos, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que Él había de resucitar de entre los muertos.

CONTEMPLEMOS LA GLORIA DEL SEÑOR JESÚS – Por Ángel Gómez Escorial
1.- Es lógico que, en esta mañana se nos agolpen los recuerdos de anoche. La Vigilia es, siempre, una gran fiesta de luz y de oración. Hoy, sin embargo, esta “Misa del Día” nos ha podido parecer la celebración más como las otras misas de otros días. Las lecturas son menos –muchas menos— que en la Vigilia, y aunque destaca poderosísimamente el bello texto de la Secuencia, pues parece como si quedaran atrás esos relatos completos de la Pasión, como el Domingo de Ramos o el Jueves Santo, a las diez lecturas con sus correspondientes salmos de esta noche.
Y, sin embargo, la conmemoración de hoy tiene la importancia de abrir otro periodo prodigioso de nuestro quehacer de cristianos: el Tiempo Pascual. Este tiempo no refleja otra cosa— y no es poco— que aquel periodo de cincuenta días en los que Jesús dio sus últimas enseñanzas a los discípulos. Les preparaba para algo más definitivo que era la llegada del Espíritu Santo. Y desde luego para su marcha a los cielos.
2.- Pero para los discípulos, este Jesús que iba y venía, que aparecía y desparecía, no era el mismo. Era él. Pero no era igual. Su cuerpo glorificado, además de tener cualidades que desafiaban a nuestra “esclavitud” en el tiempo y el espacio, tenía otro aspecto. Sin duda, era el reflejo de la divinidad. Y al auspicio de ese brillo divino comenzaron a llamarle el Señor, el Señor Jesús. El término Señor sólo lo utilizaban los judíos para nombrar a Dios. Ya el prodigio de la Resurrección había quitado algunas –no todas— las escamas de los ojos de los discípulos. Se iba a operar, poco a poco, el milagro de su curación como ciegos de espíritu. Los ojos del corazón y de la mente se abrían a una nueva dimensión, impensable e increíble, pero que estaba ahí. Jesús había resucitado, pero ellos intuían que no era una vuelta a la vida con fecha de caducidad, como la nueva vida de Lázaro. Ese cuerpo glorioso que, aunque hasta cierto punto, les inquietaba, les añadía también una certeza de eternidad, jamás entrevista antes.
3.- El Evangelio de San Juan que hemos escuchado es una de las piezas más bellas del conjunto de los relatos evangélicos. Tiene mucho de lenguaje cinematográfico. El apóstol Juan, protagonista del relato de hoy, lo guardaba muy fresco en su memoria, no cabe la menor duda, ya que sería escrito muchos años, muchos años después, por él mismo, según la tradición. Pedro y Juan han escuchado a María Magdalena y salen corriendo hacia el sepulcro. Llega Juan antes. Corría más, era más joven. Pero no entra, tal vez por algún tipo de temor, o más probablemente por respeto a la jerarquía ya declarada y admitida de Pedro. Describe el evangelista la escena y la posición –vendas y sudario— de los elementos que había en la gruta. “Y vio y creyó”. Esa es la cuestión: la Resurrección como ingrediente total del afianzamiento de la fe en Cristo, como Hijo de Dios es lo que nos expresa Juan en su evangelio de hoy. Y es lo que, asimismo, nos debe quedar a nosotros, que hemos de contemplar la escena con los ojos del corazón, y abrirnos más de par en par a la fe en el Señor Jesús.
4.- El fragmento del capítulo 10 del Libro de los Hechos de los Apóstoles sitúa ya la escena mucho tiempo después. El Espíritu ya ha llegado y Pedro sale pujante a la predicación. Eso todavía no era posible en la mañana del primer día de la Semana, del domingo en que resucitó el Señor, pero está bien que se nos ofrezca como primera lectura de hoy, pues marca el final importante de este Tiempo Pascual que iniciamos hoy. La muerte en Cruz de Jesús, sirvió, por supuesto, para la redención de nuestras culpas, pero sin la Resurrección la fuerza de la Redención no se hubiera visto. Guardemos una alegre reverencia ante estos grandes misterios que se nos han presentado en estos días. Meditemos sobre ellos y esperemos: la gloria de Jesús un día llegará a nosotros mismos, a nuestros cuerpos el día de la Resurrección de todos.

SOLUCIÓN DEL ROMPECABEZAS DEL III DOMINGO DE CUARESMA
«Si conocieras el don de Dios y quién es el que te dice “dame de beber”, le pedirías tú, y él te daría agua viva».
La mujer le dice: «Señor, si no tienes cubo, y el pozo es hondo, ¿de dónde… sacas el agua viva?

SOLUCIÓN DE LA CLAVE CIFRADA DEL II DOMINGO DE CUARESMA
En aquel tiempo, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan, y subió con ellos aparte a un monte alto. Se transfiguró delante de ellos, y su rostro resplandecía como el sol, y sus vestidos se volvieron blancos como la luz. De repente se les aparecieron Moisés y Elías conversando con él.

FRASES PARA EL MIÉRCOLES DE CENIZA

“Las palabras que se usan para la imposición de cenizas son: ‘Recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás’ y ‘Conviértete y cree en el Evangelio’.

“No puede sorprender que de todos los días santos de la Iglesia, el miércoles de ceniza sea el que más resuena con la mentalidad del agnóstico y el ateo. Después de todo la frase ‘Del polvo vienes y al polvo volverás’ es casi lo único sobre lo cual un agnóstico puede estar seguro. Yo lo interpreto como un llamado a vivir en el presente.
~David Rattigan

“El martes de Carnaval es una especie de día de locura y estupidez. Es por eso que el carnaval tiene sentido, hacerse pasar por tonto y estúpido antes de pasar a la gravedad del miércoles de ceniza.
~Pat Eidsness

“La cruz que las cenizas trazan sobre nosotros es el signo de la victoria de Cristo sobre la muerte. Las palabras ‘Recuerda que eres polvo y al polvo volverás’ no deben de interpretarse como una especie de ‘sacramento de la muerte’ (como si tal cosa fuera posible). Podría ser un buen estoicismo recibir un mero recordatorio de nuestra condena a muerte, pero eso no es cristianismo.
~Thomas Merton

“Con la penitencia vencemos al espíritu del mal. Por lo tanto, es necesario que en este día ejerzamos la templanza en la alimentación, en los pensamientos y en los sentimientos. Evitando la ostentación, haciendo un trabajo interior oculto ante los ojos de los hombres.

“No existe tal cosa como una iglesia vacía en un miércoles de ceniza. Los católicos tienen muy arraigada en sus mentes la idea de que si solo se va a la iglesia una vez al año, ese día será un miércoles de ceniza.

“La imposición de las cenizas nos recuerda que nuestra vida en la tierra es pasajera y que nuestra vida definitiva se encuentra en el Cielo.

“Con el rito de la imposición de la ceniza la Iglesia retoma la ruta austera hacia la Pascua. Es un tiempo de conversión, de profundización de la fe, de intensa oración y de caridad.
~Benedicto XVI

“Las cenizas representan nuestra mortalidad y son un signo externo de nuestra condición de pecadores.
~Mathew Warner

“La imposición de las cenizas tiene un doble significado, uno de desesperación, porque describe la realidad de lo que nos hemos hecho a nosotros mismos; el otro de esperanza, porque describe la nueva realidad que Dios ha hecho para nosotros.
~David Mills

“Antes fumaba, pero en 1959 no podía pensar en otra cosa a la cual renunciar en la Cuaresma, así que dejé el hábito, y no he fumado un solo cigarrillo desde entonces.
~Ethel Merman

BUSCA Y ENCUENTRA DEL VIII DOMINGO DEL T.O.

¿DOS AMOS?: ¿JUGAR A GANADOR Y A COLOCADO?   –  Por Ángel Gómez Escorial

1.- “A cada día le basta su desgracia”. Es la última frase de Jesús dicha en el Evangelio de Mateo de hoy. A otros les sonará más esta de “Cada día tiene su afán”… es cuestión de traducciones. Antes nos ha dicho: “No estéis agobiados por la vida”. Y la frase es muy moderna. Lo del agobio está muy presente en el lenguaje habitual. Y Jesús repite la palabra varias veces. Se trata, según Jesús, de pensar en el tiempo presente y no considerar ni el pasado ni el futuro. Es, sin duda, un ejercicio sano. Nos abruman, por un lado, los escrúpulos por malas cuestiones hechas ayer o anteayer, o hace meses o años. Y estamos profundamente asustados por el día de mañana y lo que pueda traernos. Y esas dos obsesiones, pues verdaderamente, nos evitan ver y contemplar que en esos momentos tenemos ante los ojos. Dicen que es frecuente en los directivos y en todos aquellos que les agobia la responsabilidad, que la preocupación por todo lo que se les viene encima les impide aprovechar el descanso. Es probable que uno de esos ejecutivos esté frente al mar, o ante una preciosa montaña nevada, y no la vea, ni le ayude a evitar sus pensamientos obsesivos. La “dura lucha” del lunes le impide disfrutar del domingo.
2.- Algunos tratadistas dicen que Jesús debió tener contacto con las culturas orientales por aquello de la serenidad obtenida ante la contemplación de la naturaleza, de los lirios salvajes y de los pájaros del campo. No sé si tuvo esas influencias. No lo creo. Pero sus juicios sobre la importancia del presente, sobre el remordimiento del pasado –que ya ha pasado— y su no consideración respecto al agobio por el día de mañana –que aún no ha amanecido— no deja de ser un ejercicio de sentido común y de tener una mente abierta y clara. Es verdad, además, que el completo y delicado amor que tenía por Dios Padre – por su Abba, por su Papaíto— le ayudaba a mantener esa visión en armonía con la creación que se manifiesta en una cosmogonía tan precisa y plena.
3.- Hemos de admitir, además, que el texto del evangelio de Mateo de hoy es uno de los más bellos de toda la Escritura. Lirios del campo muy bien vestidos, aunque no hilan; pájaros del campo, que no siembran. El Padre –lo llama “vuestro”… nuestro—los alimenta y cuida de ellos. La visión de un mundo en armonía bajo la mirada del Padre Dios es impresionante. Sería bueno que en los momentos de zozobra recordáramos las palabras que hoy nos dice Jesús de Nazaret y que evitáramos miedos y fantasías impropias. La realidad es que cada día tiene su afán, sus agobios, sus problemas… Y si estamos preparados para emplear toda nuestra energía, sin distracción por el pasado o por futuro, todas nuestras cosas irían mucho mejor.
4.- Hay una clave introductoria sobre todo esto. Las primera palabras de Jesús de hoy son: «Nadie puede servir a dos señores. Porque despreciará a uno y querrá al otro; o, al contrario, se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero. ¿Queda claro? Es el dinero, el tenerlo o no tenerlo, tanto da, lo que nos produce agobio. En realidad Jesús nos está enseñando a no confiar en el dinero. Y, sobre todo, a no hacerlo amo nuestro. Queda claro que toda persona muy ocupada con el dinero no tiene ojos para otra cosa y su empeño por el dinero terminará en avaricia. Y la avaricia es la más despiadada de todas las enfermedades del alma. Yo diría incluso que más que la soberbia. Es bastante cierto que con dinero se puede obtener todo. O por lo menos casi todo, pero sí la mayoría de las cosas que hay sobre la tierra. La “eficacia” del dinero sobrecoge. Pero obviamente el dinero como tal no es nada. El otro día leía yo en los periódicos que camellos, narcotraficantes al por menor, quemaban el dinero que tenían al ser detenidos para que no se lo confiscara la policía. Relativizaban el valor del dinero, desde luego. Pero preferían convertirlo en humo y cenizas que dejárselo a sus captores. Ello nos demuestra una cosa que, aunque la sabemos, nunca pensamos en ella, que el dinero convertido en humo y cenizas ya no vale nada. Consideramos al dinero como indestructible y lo más poderoso del mundo. Pero no siempre lo es…
5.- ¿Servir a dos amos? En el fondo eso nos gustaría. Es como jugar en las apuestas del hipódromo a “ganador” y “colocado”. El premio es menor que si dedicamos nuestro boleto al triunfador absoluto, pero algo se recibe… y no se pierde todo. Algo es algo. Es como eso de “poner una vela a Dios, y otra al diablo”. Es como apostar por dos posibilidades completamente contrarias y contrapuestas. Pero la cosa es que si gana uno, ganamos nosotros; y si triunfa el otro, pues también. Pero eso es imposible. Y es imposible, incluso, aún dentro de nosotros. Ni el mayor pragmatismo, ni el más elevado cinismo, nos puede llevar a contentar ni en nuestro interior, ni fuera de él, a intereses completamente contrarios. Pero mientras dura el engaño de que, en efecto, podemos servir a dos amos es cuando el agobio y la angustia más hacen presa de nosotros. Todos, tal vez y en cuestiones menos drásticas, hemos sufrido los efectos negativos de una deseada doble pertenencia. O el intento de confraternizar por igual con dos ideas o posiciones completamente contrarias. Siempre terminará prevaleciendo una sobre la otra. Y la que prevalece nos irá conquistando hasta olvidar o despreciar la anterior. Insisto todos, en algún momento, seguro que hemos sufrido con una cosa así, aun siendo en su origen de poca importancia.
6.- Jesús de Nazaret a lo largo de estas enseñanzas incluidas en el Sermón del Monte nos está mostrando un camino acertado para fundamentar nuestra vida terrena, nuestra vida de seres humanos de hoy mismo. Dichas enseñanzas nos valdrán para vivir mejor y así satisfacer a Dios nuestro Padre. En realidad es lo que Él hizo siempre. Como he manifestado en domingos anteriores merece la pena tomarse un descanso y ejercitar nuestro pensamiento en la enseñanza de Jesús. En ella hay respuestas para nuestra vida cotidiana. No son solamente “consejos religiosos”, marcan una forma de vida plena en la que, por supuesto, está incluida la religión que nos enseña a seguir al Maestro. Pero fundamentalmente a vivir con objetividad, sentido común y paz.
SOLUCIÓN DE LA CLAVE CIFRADA
Por tanto, si cuando vas a presentar tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas allí mismo de que tu hermano tiene quejas contra ti, deja allí tu ofrenda ante el altar y vete primero a reconciliarte con tu hermano, y entonces vuelve a presentar tu ofrenda.

SOLUCIÓN DEL DAMERO BENDITO DEL III DOMINGO T.O.

«Venid en pos de mí y os haré pescadores de hombres».

En la vertical: HOMBRES
A: Heredad; B: Oyéndote; C: Mohines; D:Besado; E:Raices; F: Empapad; G: Severos

SOLUCIÓN DE LAS COLUMNAS MOVEDIZAS DEL II DOMINGO DEL T.O.

En aquel tiempo, al ver Juan a Jesús que venia hacia él, exclamó:

«Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

LA SOLUCIÓN DEL CAJÓN DE SASTRE DEL BAUTISMO DEL SEÑOR

Apenas se bautizó Jesús, salió del agua; se abrieron los cielos y vio que el Espíritu…

SOLUCIÓN DEL ROMPECABEZAS DE LA EPIFANÍA

Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: (oro, incienso y mirra.)

LA FAMILIA DE NAZARET- Por Ángel Gómez Escorial
1.- No iba a ser fácil la vida de Jesús en la Tierra. No se habían apagado los ecos maravillosos del quehacer de los ángeles sobre el cielo de Belén y, asimismo, la presencia de los Reyes Magos -personajes importantes y misteriosos, que venían de lejos para adorar al Hijo de Dios- cuando Herodes inicia una cobardes persecución contra los niños mejores de dos años, para así –de manera segura—terminar con su “competidor”. San José que iba a ejercer con eficacia la paternidad terrena del Niño Jesús, tenía ante sí un nuevo desafió. Es de suponer habrían sido para él muy difíciles los días en los que dudaba de su esposa. Un ángel le contó la verdad y le entregó la responsabilidad de custodiar del Hijo de Dios. La primera prueba era terrible: emigrar al extranjero al amparo de la noche para proteger la vida del pequeño.
2.- Nada sabemos del tiempo que la Sagrada Familia pasó en Egipto. Probablemente, José mejoraría su oficio de artesano, pues los egipcios tenían técnicas muy adelantadas. Pero, por supuesto, no tuvo que ser fácil. Ahí vemos el reflejo de toda la actividad difícil de los emigrantes. Y debemos de tenerlo en cuenta. España se ha transformado de país de emigrante a nación que recibe mucha emigración. Debemos de tenerlo en cuenta y ser muy solidarios con aquellos que se ven obligados a llegar a nuestra tierra para sobrevivir. Pero, asimismo, hemos de tener en cuenta la condición de Jesús emigrante, pero que no se nos olvide la necesidad de ayudar a nuestros prójimos que vienen de países lejanos.
3.- Hay otro reflejo interesante y es meditar sobre la familia de Nazaret, sobre el crecimiento de Jesús y sobre su aprendizaje profesional y vital. Tampoco hay muchos datos sobre la larga estancia de la Sagrada Familia en Nazaret. Los Evangelios solo hablan de la subida a Jerusalén, de la desaparición de Jesús y de su estancia en el Templo. Durante un tiempo esas jornadas familiares en Nazaret fueron suplidas por los piadosos relatos de los diferentes evangelios apócrifos. No es posible establecer si verosimilitud y tampoco es importante que no sean hoy conocidos. Es fácil pensar, con nuestra propia imaginación, el tiempo maravilloso de la infancia, adolescencia y primera juventud del Salvador. La ventaja es que, sobre la base del amor y de la adoración al Salvador, podemos “construir” nuestro propio relato.

SOLUCIÓN DEL DAMERO BENDITO DEL IV DOMINGO DE ADVIENTO:

Dios es capaz de sacar hijos de Abrahán de estas piedras

Vertical: PASTORES

A: Pajar, B: Adoraba, C: Santidad, D: Techaseis, E: Odiase, F: Razas, G: Empacho, H: Sedes.

 

captura-de-pantalla-2016-12-03-a-las-19-23-57

SOLUCIÓN DE LAS COLUMNAS MOVEDIZAS DEL I DOMINGO

Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora de la noche viene el ladrón, estaría en vela y no dejarla abrir un boquete en su casa.

SOLUCIÓN DE LAS OVEJAS PERDIDAS DEL DOMINGO XXXIV T.OUno de los malhechores crucificados lo insultaba, diciendo: Pero el otro, respondiéndole e increpándolo, le decía:- «¿Ni siquiera temes tú a Dios, estando en la misma condena? Nosotros, en verdad, lo estamos justamente, porque recibimos el justo pago de lo que hicimos; en cambio, este no ha hecho nada malo»Y decía: -«Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino».Jesús le dijo:- «En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso».

SOLUCIÓN DE LA CLAVE CIFRADA DEL XXXIII DOMINGO DEL T.O.
Él dijo:- «Mirad que nadie os engañe. Porque muchos vendrán en mi nombre diciendo: “Yo soy”, o bien: “Está llegando el tiempo”; no vayáis tras ellos. Cuando oigáis noticias de guerras y de revoluciones, no tengáis pánico. Porque es necesario que eso ocurra primero…

SOLUCIÓN DE LAS OVEJAS PERDIDAS DEL XXXII DOMINGO T.O.
Y que los muertos resucitan, lo indicó el mismo Moisés en el episodio de la zarza, cuando llama al Señor “Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob”. No es Dios de muertos, sino de vivos: porque para él todos están vivos».

SOLUCIÓN DEL DAMERO BENDITO DEL XXIX DOMINGO T.O.

“Hazme justicia frente a mi adversario”.

Vertical: FAVOR

Respuestas: Factures, anheláis, viraje, omitidme y rapaz

SOLUCIÓN DE LAS OVEJAS PERDIDAS DEL XXVIII T.O.

Y sucedió que, mientras iban de camino, quedaron limpios. Uno de ellos, viendo que estaba curado, se volvió alabando a Dios a grandes gritos y se postró a los pies de Jesús, rostro en tierra, dándole gracias.

Éste era un samaritano. Jesús tomó la palabra y dijo:

–«¿No han quedado limpios los diez?; los otros nueve, ¿dónde están?

SOLUCIÓN DE LA CLAVE CIFRADA DEL DOMINGO XXVII DEL T.O.

El Señor dijo: «Si tuvierais fe como un granito de mostaza, diríais a esa morera: “Arráncate de raíz y plántate en el mar”, y os obedecería.

SOLUCIÓN DE LAS COLUMNAS MOVEDIZAS
Había un hombre rico que se vestía de púrpura y de lino y banqueteaba cada día. Y un mendigo llamado Lázaro estaba echado en su portal, cubierto de…/llagas

SOLUCIÓN DEL DAMERO BENDITO DEL XXIX DOMINGO T.O.

“Hazme justicia frente a mi adversario”.

Vertical: FAVOR

Respuestas: Factures, anheláis, viraje, omitidme y rapaz

SOLUCIÓN DE LAS OVEJAS PERDIDAS DEL XXVIII T.O.

Y sucedió que, mientras iban de camino, quedaron limpios. Uno de ellos, viendo que estaba curado, se volvió alabando a Dios a grandes gritos y se postró a los pies de Jesús, rostro en tierra, dándole gracias.

Éste era un samaritano. Jesús tomó la palabra y dijo:

–«¿No han quedado limpios los diez?; los otros nueve, ¿dónde están?

SOLUCIÓN DE LA CLAVE CIFRADA DEL DOMINGO XXVII DEL T.O.

El Señor dijo: «Si tuvierais fe como un granito de mostaza, diríais a esa morera: “Arráncate de raíz y plántate en el mar”, y os obedecería.

–>

LA CÁLIDA TERNURA DE DIOS  – Por Ángel Gómez EscoriAL

SOLUCIÓN DE LAS COLUMNAS MOVEDIZAS
Había un hombre rico que se vestía de púrpura y de lino y banqueteaba cada día. Y un mendigo llamado Lázaro estaba echado en su portal, cubierto de…/llagas

captura-de-pantalla-2016-10-30-a-las-8-07-38

SOLUCIÓN DEL DAMERO BENDITO DEL XXIX DOMINGO T.O.
“Hazme justicia frente a mi adversario”.
Vertical: FAVOR
Respuestas: Factures, anheláis, viraje, omitidme y rapaz

Y sucedió que, mientras iban de camino, quedaron limpios. Uno de ellos, viendo que estaba curado, se volvió alabando a Dios a grandes gritos y se postró a los pies de Jesús, rostro en tierra, dándole gracias.

SOLUCIÓN DE LA CLAVE CIFRADA DEL DOMINGO XXVII DEL T.O.
El Señor dijo: «Si tuvierais fe como un granito de mostaza, diríais a esa morera: “Arráncate de raíz y plántate en el mar”, y os obedecería.

SOLUCIÓN DE LAS COLUMNAS MOVEDIZAS
Había un hombre rico que se vestía de púrpura y de lino y banqueteaba cada día. Y un mendigo llamado Lázaro estaba echado en su portal, cubierto de…/

captura-de-pantalla-2016-09-18-a-las-13-27-54

captura-de-pantalla-2016-09-11-a-las-11-45-42

SOLUCIÓN DEL CAJÓN DE SASTRE DEL XXIII DOMINGO T.O
Así pues, todo aquel de entre vosotros que no renuncia a todos sus bienes, no puede ser discípulo mío».

Captura de pantalla 2016-08-28 a las 8.39.32

 

SOLUCIÓN DEL DAMERO DEL XX DOMINGO T.O.:

FRASE: HE VENIDO A PRENDER FUEGO AL MUNDO
VERTICAL:  AMADO
RESPUESTAS: A. AHOGO; B. MUEVEN; C. APRENDÍ; D. OFRENDA

 

Captura de pantalla 2016-08-06 a las 20.58.29

SOLUCIÓN DE LA CLAVE CIFRADA DEL XVIII T.O.

enseñado a vivir en un mundo competitivo en que el éxito solo tiene una traducción plena en el grosor de la cuenta corriente. Incluso hay cristianos que prefieren el mundo de la piedad personal antes que el trabajo caritativo -amoroso- por sus hermanos. El constante y repetido mensaje de Jesús a favor de los pobres es tomado como un modo simbólico.

SOLUCIÓN DE LAS OVEJAS PERDIDAS DEL XV DOMINGO T.O.

— Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó, cayó en manos de unos bandidos, que lo desnudaron, lo molieron a palos y se marcharon, dejándolo medio muerto. Por casualidad, un sacerdote bajaba por aquel camino y, al verlo, dio un rodeo y pasó de largo. Y lo mismo hizo un levita que llegó a aquel sitio: al verlo dio un rodeo y pasó de largo. Pero un samaritano que iba de viaje, llegó a donde estaba él y, al verlo, le dio lástima, se le acercó, le vendó las heridas, echándoles aceite y vino, y, montándolo en su propia cabalgadura, lo llevó a una posada y lo cuidó.

SOLUCIÓN DE LA CLAVE DEL VII DOMINGO PASCUAL

Yo os enviaré lo que mi Padre ha prometido; vosotros quedaos en la ciudad, hasta que os revistáis de la fuerza de lo alto. Después los sacó hacia Betania, y levantando las manos los bendijo. Y mientras los bendecía, se separó de ellos (subiendo hacia el cielo) Ellos se volvieron a Jerusalén con gran alegría; y estaban siempre en el templo bendiciendo a Dios.

ASCENDER. LA ASCENSIÓN
LITURGIA. DOMINGO SÉPTIMO DE PASCUA

Estamos dentro del Misterio central de nuestra vida y creencia: La Resurrección de Jesucristo, nuestro Señor y Salvador. Seguimos dentro de la fiesta pascual, ya 40 días del Inicio del Fuego Nuevo, del Agua Nueva, del Amanecer del Primer día, muy de mañana. Cuando nos contaron las mujeres y los apóstoles, todos creyentes y conmocionados por la Muerte y Resurrección de Cristo, que Él está vivo y se ha presentado en medio de nosotros. Y comienza la fe ¡hasta en Tomás!, y surge la misión evangelizadora.
La Fiesta de la Ascensión, aún se celebra en algunos sitios el Jueves, pero en nuestras iglesias y celebraciones, hacemos conmemoración el domingo séptimo de pascua.
Suele haber un ambiente muy festivo en la Comunidad Creyente por los Bautismos, las Confirmaciones, Visitas pastorales de los Obispos, Vigilias de “ascensión en medio de la enfermedad, la falta de fe, la persecución, la petición de “llévanos contigo, arrástranos hacia tu Cielo Santo, donde vivas y reinas por los siglos”. La Comunidad en asamblea festiva comunica su grito de esperanza, petición, alabanza y acción de gracias; y recibe el anuncio y promesa: Yo estaré con vosotros todos los días, aquí y en el final de la tierra, hoy y por los siglos.

Conviene que haya adornos de flores, manteles nuevos, y se respire la música que entona el coro y responde toda la Asamblea, como Pueblo de Dios, redimido y esperanzado. La fiesta en la Iglesia, continuará en la Casa de invitados, en la comida que celebra la reunión familiar, la alegría de la sangre común y la fe común. Sin separación de celebraciones, toda la Familia bendice y aprende a esperar, a ascender, a mirar hacia lo alto, sin olvidar esta tierra donde se ha escuchado la Promesa.
Los relatos del Evangelio y de los Hechos de los Apóstoles, nos recuerdan el Éxodo del Pueblo que camina por el desierto, y nosotros, también durante cuarenta días, subimos hasta la Tierra Prometida. Cristo ha vencido, ha sido exaltado, la humillación ha conseguido que Él sea Señor de los Señores, digno de alabanza. Todos estamos llamados a la Vida de Allá Arriba, al Cielo, a participar de la Gloria del Señor, con todos los ángeles y santos, con Santa María. Vamos al cielo, y Ahora trabajamos en la Tierra, con la fuerza del Espíritu Santo. ¡No tenemos miedo a vivir entre vosotros, en las tareas, en las promesas de Cristo! Vendrá y nos acompañará eternamente el Espíritu Santo.
La Humanidad ha sido enaltecida. El final es Victoria; no ha sido la muerte, ni el pecado, ni el egoísmo, ni el destrozo de vidas, ni la enfermedad, ni las riquezas o vanidades. El triunfo de Cristo, su Gloria, su Ascensión, viene a ser nuestro sentido de esperanza, confianza y caridad.

HOY debemos recordar y volver a cantar Los Prefacios. El mismo Cristo que asciende, volverá para llevarnos con Él. Así como le vemos que asciende, que ha bajado hasta lo más profundo del infierno, y ha llevado consigo “a toda la Humanidad y Creación”, de la misma manera esperamos que baje hasta nosotros su bondad, su misericordia, y haga prósperas las obras de nuestras manos.

Oración Colecta.- Concédenos, Dios todopoderoso, exultar de gozo y darte gracias en esta liturgia de alabanza, porque la ascensión de Jesucristo, tu Hijo, es ya nuestra victoria, y donde nos ha precedido él, que es nuestra cabeza, esperamos llegar también nosotros como miembros de su cuerpo. Por nuestro Señor Jesucristo.
Esta oración es para repetirla, orarla, entrar dentro de su sentido y fe: pedimos exultar de gozo, dar gracias, en la liturgia de alabanza. No es precepto lo que cumplimos, sino Liturgia de alabanza. Bendecimos, damos gracias, alabamos de todo corazón. La Ascensión es nuestra victoria; allí donde va la Cabeza, Cristo, esperamos llegar nosotros, miembros de su Cuerpo.

Lectura del Libro de los Hechos 1,1-11. El relato debe ser escuchado antes de llegar al Templo, a la reunión del Pueblo de Dios, a la Comunidad. Y leerlo en fe, en historia, en gracia. Hasta que el Espíritu descienda, y seremos testigos en los lugares todos de la Tierra Entera. Volverá como lo habéis visto.
Salmo, que se debe cantar y orar repitiendo.- Salmo 46: Dios asciende entre aclamaciones, el Señor, al son de trompetas. Pueblos todos: batid palmas, aclamad con gritos de júbilo; tocad para Dios, tocad con maestría; Dios es el rey del mundo.

Liturgia festiva por la Gloria del que asciende HOY.- trompetas, palmas, gritos, todo con maestría. ¡Dios es el rey del Mundo! Hay una representación festiva del Triunfo de Dios.
Lectura de la Carta del Apóstol san Pablo a los efesios.-  Ojalá lleguéis a conocer la Gloria de Dios, la esperanza, la riqueza de su herencia, la grandeza de su poder. La Sabiduría se recibe, y es: la fuerza desplegada en Cristo, resucitándolo de entre los muertos y sentándolo a la derecha del Padre. Todo lo puso bajo sus pies, y lo dio a la Iglesia, como Cabeza, sobre todo. Ella es su cuerpo, plenitud de lo que acaba todo en todos.

Cristo es sabiduría, poder, grandeza, esperanza, despliegue de vida, cabeza de la Iglesia.

Del evangelio según san Lucas 24,46-53 Después los sacó hacia Betania, y levantando las manos, los bendijo. Y mientras los bendecía, se separó de ellos (subiendo hacia el cielo). Ellos se volvieron a Jerusalén con alegría; y estaban siempre en el templo bendiciendo a Dios.

En una homilía conviene reunir los sentidos, las palabras, los lugares, referencias. Y no olvidar nunca que estamos escuchando la Palabra, vida y esperanza, espada de doble filo, penetrante, unificadora de todo el Pueblo, alentadora y llena de fortaleza y promesa.
Bendigamos al Señor, en su presencia cantemos Himnos de Alabanza y gloria, porque ha Ascendido sobre todo lugar, tiempo, espacio, pecado y muerte. ¡Bendito Jesucristo, triunfador del pecado y dador del Espíritu Santo!.

Oración para después de la comunión.-  Dios todopoderoso y eterno, que, mientras vivimos aún en la tierra, nos das ya parte en los bienes del cielo; haz que deseemos vivamente estar junto a Cristo, en quien nuestra naturaleza humana ha sido tan extraordinariamente enaltecida que participa de tu misma gloria. Por Jesucristo nuestro Señor.

Nuevo deseo: estar con Cristo, en quien nuestra naturaleza ha sido enaltecida y participa de  su misma gloria. ¿Deseas el cielo, la vida de Dios, la vida de la Trinidad, del Espíritu santo? Serás apóstol hasta los confines de la Tierra. Amén.

Fr. Victorino,ofm

 

SOLUCIÓN DE LAS OVEJAS PERDIDAS DEL IV DOMINGO PASCUAL:
En aquel tiempo, dijo Jesús: ‘Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre y nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre, que me las ha dado, supera a todos y nadie puede arrebatarlas de la mano de mi Padre. Yo y el Padre somos uno’”.

SOLUCIÓN DE LA CLAVE CIFRADA DEL III DOMING O PASCUAL
Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle quien era, porque sabían muy bien que era el Señor. Jesús se acerca, toma el pan y se lo da; y lo mismo el pescado. Esta fue la tercera vez que Jesús se apareció a los discípulos, después de resucitar de entre los muertos.

SOLUCIÓN  DEL CAJÓN  DE SASTRE DEL IV DOMINGO CUARESMAL
Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo”

SOLUCIÓN DEL III DOMINGO DE CUARESMA

Uno tenía una higuera plantada en su viña, y fue a buscar fruto en ella, y no lo encontró. Dijo entonces al viñador: “Ya ves: tres años llevo viniendo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro. Córtala. ¿Para qué va a ocupar terreno en balde?” Pero el viñador contestó: “Señor, déjala todavía este año; yo cavaré alrededor y le echaré estiércol, a ver si da fruto. Si no, la cortas”.

SOLUCIÓN DE LAS OVEJAS PERDIDAS DEL I DOMINGO DE CUARESMA

En aquel tiempo Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán y durante cuarenta días, el Espíritu le fue llevando por el desierto, mientras era tentado por el diablo. Todo aquel tiempo estuvo sin comer y al final sintió hambre.

SOLUCIÓN de LAS COLUMNAS MOVEDIZAS

Jesús dijo a Simón: «No temas; desde ahora serás pescador de hombres.» Ellos sacaron las barcas a tierra y, dejándolo todo, lo siguieron.

DEL BAUTISMO DEL SEÑOR

Yo os bautizo con agua, pero viene el que puede más que yo, y no merezco desatarle la correa

correa de sus sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego.

SOLUCIÓN DE LAS OVEJAS PERDIDAS III DOMINGO DESPUÉS DE NAVIDAD

La Palabra era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre. Al mundo vino y en el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron.
Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre. Estos no han nacido de sangre, ni de amor carnal, ni de amor humano, sino de Dios.

SOLUCIÓN DE LA CLAVE CIFRADA DEL DÍA DE NAVIDAD

Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre. Éstos no han nacido de sangre, ni de amor carnal, ni de amor humano, sino de Dios

SOLUCIÓN DEL PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO

Entonces, verán al Hijo del Hombre venir en una nube, con gran poder y majestad. Cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza; se acerca vuestra liberación.

DOMINGO 34 DEL TIEMPO ORDINARIO

JESUCRISTO, REY DEL UNIVERSO

I.-Día de Fiesta, de celebrar el triunfo, de alegrarnos, de sentirnos felices.

Es el final del año litúrgico, estamos a una semana del inicio de un Tiempo Nuevo, el tiempo de esperanza, de llegada, del Adviento. Hoy es día de Cumbre y Gloria, día del Rey. Se cierra con un Triunfo del Rey verdadero, obediente, mártir, entregado por todos.

Podemos preguntar: ¿quién es poderosos, rey, importante, sobresaliente? ¿Por quién te tienes? Y la misma pregunta hacérsela a Cristo: ¿eres Tú el Rey de los Judíos? Y comenzar a repasar todo el tiempo y escena de Cristo delante de los poderes, de los poderosos, de los que dictan sentencias y se creen los dueños de las tierras, de los cuerpos, de las vidas, del cielo y del  futuro del pensamiento.

Día para celebrar, cantar, y aprender a discernir dónde está el ser “rey y reinar”, vivir y dominar, servir y hacerse libre frente al poder, al parecer, a la honra, saber y tener.  Llegar a tener el mundo debajo de los pies, sentir la libertad y la pobreza, la donación y la fe.

Un ejercicio de Hoy es: Adorar, Mirar, Contemplar al  Rey de Reyes. Y retirar las miradas de otras atracciones engañosas, vanidosas, falsas, mentirosas, llenas de apariencia. Pobreza es libertad también, es reinar. ¡Dichosos los pobres de corazón!

 

II.- Antífona de entrada.- Digno es el Cordero degollado de recibir el poder, la riqueza, la sabiduría, la fuerza, el honor, la gloria y la alabanza. A Él la gloria y el poder, por los siglos de los siglos. Amén.  ( Esta antífona la deberíamos saber de memoria, y recitarla muchas veces, y vivirla con los Ángeles y todos los que cantan el Santus de la Alabanza eterna).

Oración colecta.-  Dios todopoderoso y eterno, que quisiste fundar todas las cosas en tu Hijo muy amado, Rey del Universo; haz que toda la creación, liberada de la esclavitud del pecado, sirva a tu majestad y te glorifique. Por nuestro Señor.

Prefacio.-  En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno.

Porque consagraste Sacerdote eterno y Rey del Universo a tu Único Hijo, nuestro Señor Jesucristo, ungiéndolo con óleo de alegría, para que ofreciéndose a sí mismo, como víctima perfecta y pacificadora en el altar de la Cruz, consumara el misterio de la redención humana; y sometiendo a su poder la creación entera entregara a tu majestad infinita un reino eterno y universal: el reino de la verdad y de la vida, el reino de la santidad y la gracia, el reino de la justicia, el amor y la paz.

Por eso, con los ángeles y arcángeles y con todos los coros celestiales, cantamos sin cesar el himno de tu gloria. Santo, Santo, Santo.

 

III- Lecturas.-  Del Libro de Danierl 7,13-14 Su dominio es eterno y no pasa, su reino no tendrá fin.

Salmo 92.- El Señor reina, vestido de majestad. Tu trono está firma desde siempre. La santidad es el adorno de tu casa.

Del Libro del Apocalipsis 1,5-8. A Jesucristo, el Testigo fiel, el Primogénito de entre los muertos, el Príncipe de los reyes de la tierra. A  aquel que nos amó. Alfa y Omega, el que es, el que era y el que viene, el Todopoderoso.

Del santo evangelio según san Juan 18, 33-37.- ¿Eres tú el rey de los judíos? Mi reino no es de este mundo. Mi reino no es de aquí.

Tú lo dices. Soy Rey. YO para esto he nacido y para esto he venido al mundo; para ser testigo de la verdad. Todo es que es de la verdad, escucha mi voz.

IV.- Es bueno contemplar y fijar en nuestra mente y corazón, en la familia y comunidad, en la iglesia reunida, en el momento de la oración y celebración, a lo largo de la vida, Las Lecturas, que son fuente de vida, de verdad; que son Espíritu y Vida. Colgar de nuestra mano, fijar en la mente y obras la Revelación y Gracia de Dios que desciende sobre nosotros en iluminación y claridad, en mandamiento de verdad y conversión hacia la adoración total, obras y palabras, al Rey de Reyes, a Jesucristo Resucitado, Humillado, Entregado por bien y salvación de todos.

V.- Miramos alrededor:  en el interior de la vida, de nuestro mundo feliz y posesivo, de amistad y ser responsables. Miramos en nuestra sociedad. ¿Detrás de quién vamos? ¿A quién tenemos por nuestros dioses, reyes, poderosos, salvadores, eternos? Creo que Jesucristo es el ÚNICO señor, el verdadero, el fiel, el que sirve y salva. ¡Cuántas apariencias en los demás poderes y poderosos!

Aleja de nosotros, Señor Rey Verdadero y Eterno, todo el campo de la mentira, del poder destructor, de la soberbia, de ir detrás de mundos que no están sino llenos de corrupción, de destrucción, de ira, miedo, odio, venganza, muerte.

Danos tu Reino, y que venga tu Reino eterno a todos, sobre todos, por todos y por siempre. amén

Fr. Victorino Terradillos O.F.M.

SOLUCIÓN DEL ROMPECABEZAS DEL XXXIV DOMINGO T.O.

Mi reino no es de este mundo. Si me reino fuera de este mundo, mi guardia habría luchado para que no cayera en manos de los judíos. Pero mi reino no es de aquí.

SOLUCIÓN DEL XXXIII DOMINGO DEL T.O.

EI CIELO Y LA TIERRA PASARÁN, MIS PALABRAS NO..
… PASARÁN. EL DÍA Y LA HORA NADIE LO SABE, NI LOS ÁNGELES DEL

SOLUCIÓN DEL XXXII DOMINGO DEL T.O.

Estando Jesús sentado enfrente del cepillo del templo, observaba a la gente que iba echando dinero: muchos ricos echaban en cantidad; se acercó una viuda pobre y echó dos reales. Llamando a sus discípulos les dijo: — Os aseguro que esa pobre viuda ha echado en el cepillo más que nadie. Porque los demás han echado de lo que les sobra, pero ésta, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir.

SOLUCIÓN DE LAS COLUMNAS MOVEDIZAS DEL XXVIII DOMINGO T.O

¿Por qué me llamas bueno? No hay nadie bueno más que Dios. Ya sabes los mandamientos: no matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio

SOLUCIÓN DEL XXVI DOMINGO T.O

SOLUCIÓN DEL XXIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO
Y al momento se le abrieron los oídos, se le soltó la traba de la lengua y hablaba sin dificultad. Él les mandó que no lo dijeran a nadie; pero, cuanto más se lo mandaba, con más insistencia proclaman ellos. Y en el colmo del asombro decían: — Todo lo ha hecho bien; hace oír a los sordos y hablar a los mudos.

Solución del cajón de sastre del 18/1/2015

Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los que oyeron a..(Juan)

Solución de las columnas movedizas: Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz.

“Nadie nos ha contratado.” Él les dijo: “Id también vosotros a mi viña.”

VERTICAL: VERBENAS

SOLUCIÓN DEL CAJÓN DE S

SOLUCIÓN DE LAS PALABRAS CRUZADAS

SOLUCIÓN DE LA CLAVE:
Y dicho esto, gritó con voz potente:– Lázaro, ven afuera. El muerto salió, los pies y las manos atados con vendas, y la cara envuelta en un sudario. Jesús les dijo: “Desatadlo y dejadlo andar”. Y muchos judíos que habían venido a casa de María, al ver lo que había hecho Jesús, creyeron en él.

Deja un comentario

Ganatienpos y pasatiempos religiosos creados por Rosa Mac Mahon