MI DAMERO BENDITO DEL EVANGELIO DE HOY

           
1 A
2 B
3 G
4 B
5  D
6  D
7 C
8 F
9 C
10 G
11 A
12 C
13 B
14 A
15 C
16 D
17 B  
18 E
19 D
20 C
21 B
22 A
23 F
24 E
25 G
26 F
27 D
28 A
29 A
30 E
31 E
       
32 B
33 C
34 E
35 B
36 E
37 F
38 F
39 A
40 C
41 F
42 G
Responde a todas las preguntas colocando cada letra de la respuesta sobre la línea numerada por debajo y además escribe esa letra en el número que le corresponde en el damero. En la vertical formada por las primeras letras de las respuestas podrás saber a quién curó Jesús.
A. Pongan límites
__
1
___
22
___
39
___
14
___
29
___
11
___
28








B. De equitativo
___
 4
___
32
___
13
___
17
___
21
___
 2
___
35








C. Envoltorio…
___
40
___
 7
___
12
___
33
___
 9
___
15
___
20








D. Destroza……….
___
 6
___
16
___
19
___
 5

___
27


E. Escuchante……
___
36
___
31
___
34
___
18
___
24
___
30









F. Parecido……
___
  8
___
38
___
26
___
41
___
37
___
23
 R







G. Utensilio de cocina………………. .                
  ___
 42
 ___
 3
 ___
10
 ___
25



 La solución en la página de Literatura de la derecha, así como la lectio divina.

Reflexión
No hay duda que la vida de los hombres está llena de sufrimientos más o menos visibles, físicos, mentales, morales. El leproso del evangelio de hoy es una de estas miserias. Aunque los hombres se afanen por buscar las riquezas y finjan vivir en un mundo inmortal, los signos de la muerte que cada hombre lleva en sí mismo son inevitables. Los encontramos en cada paso de nuestra vida. Drogas, matrimonios deshechos, suicidios, abusos, enfermedades y un sin fin de desgracias que hasta el hombre más famoso, más rico, más sabio y más sano conoce personalmente. Para muchas personas muchas de estas realidades son hechos de cada día. Sin embargo, ellas mismas saben que a pesar de ello se debe ir adelante en la vida lo mejor posible.
Por eso, Jesús pone en sus manos este elenco de desdichas y lo transforma en gracias y en bendiciones. Realiza milagros para que veamos que es capaz de darnos una vida que no sólo es sufrimiento sino que también hay consuelos físicos y morales que, son más profundos porque tocan el alma misma. Para esto ha venido a esta vida, para traernos un reino de amor y unión.
Basta que nosotros usemos correctamente nuestra libertad para que se realicen todas las gracias que Cristo quiere darnos. Basta confiar en Él, en su palabra que nos habla del Padre misericordioso e interesado por nuestra felicidad.
Autor: Buenaventura Acero | Fuente: CAtholic.net

Deja un comentario