Vida y muerte

No voy a decir nada nuevo: estoy impresionada por el terremoto de Lorca. Es terrible lo que tienen que estar sufriendo y yo siento tristeza por ellos y comprendo que les cueste muchísimo ir asumiendo la pérdida de los seres queridos. Es o es lo peor. Las heridas se irán curando y las casas reconstruyendo, y todo lo demás, con el tiempo irá apaciguándose.

Yo me pongo en su lugar y pienso que si tienen fe lo asumirán mejor que si no la tienen. Muchas personas cristianas han contresvertido a otras sólo por su actitud ante la muerte de un ser querido. Porque creen en la otra VIDA y
saben que la de aquí “sólo es una  noche en una mala posada”, comparada con la que nos espera, decía Santa Teresa de Jesús.

La ternura y la alegría, dentro de este caos, ha sido el nacimiento de tres niños.
Una madre española estaba de parto en el hospital cuando ocurrió el primer terremoto y le provocaron el parto para que naciese lo antes posible. ¡Menos mal!

 En el campamento de refugiados se puso de parto una sudamericana y como venían gemelos la trasladaron a Murcia, al Hospital, donde nacieron los dos
niños varones.

Así es la vida; muerte y vida se dan la mano. Para las dos hay  ESPERANZA. Esperanza para esos bebés; que puedan encontrar un mundo que les acoja, les quiera, les eduque en valores, si son cristianos, mejor que mejor.
Esperanza para ese mundo futuro, la Jerusalén del cielo, donde nos podamos
encontrar con nuestros seres queridos.
                                                         ++++++++

 Esta mañana me ha sido imposible entrar en mi blog , y cuando he podido me he encontrado conque lo que preparé ayer no existe, ni los Ganatiempos. Sólo las soluciones de los mismos. Así que los repondré. Y las flores de mayo han desaparecido las últimas…

Deja un comentario